Metangel

miércoles, 3 de noviembre de 2010

La Nebulosa del Collar



Un nuevo estudio de la Vía Láctea realizado desde los observatorios del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) permite descubrir una nebulosa con una forma extraordinaria. Podría proporcionar claves importantes para entender la evolución final de las estrellas como el Sol.

Desde que en 1785 el astrónomo británico William Herschel llamó "nebulosas planetarias" a ciertas nubes de gas muy calientes y luminosas, los astrónomos no han dejado de asombrarse por las propiedades físicas y la belleza de estos objetos. Las nebulosas planetarias son una etapa tardía en la evolución de la mayoría de las estrellas del Universo. Representan el vínculo evolutivo entre las estrellas al final de su vida y las nebulosas oscuras donde se formarán nuevas estrellas: son vehículos que diseminan por el Universo los elementos químicos que se sintetizan en los interiores estelares y que luego servirán para la formación de nuevas generaciones de estrellas, planetas, asteroides, cometas y seres vivos.

Lo que más impacta en la Nebulosa de Collar es su perfecta simetría y, en particular, el collar con doce "perlas" brillantes de gas que aparece alrededor de la estrella central. Esas "perlas" son condensaciones de gas excitado por el núcleo todavía caliente de la estrella y se distribuyen con sorprendente regularidad en un círculo que, visto desde la Tierra, aparece inclinado formando una elipse. El gas en el collar fue expulsado hace unos 20.000 años a una velocidad de casi 100.000 km/h.

Además, en las direcciones exactamente perpendiculares al collar se pueden observar otras condensaciones difusas de gas (rojas en la imagen) que fueron expulsadas por la estrella central a la fantástica velocidad de medio millón de km/h. Una distribución tan simétrica, organizada y compleja del material alrededor de la estrella plantea una pregunta fundamental: ¿Por qué las estrellas, que son prácticamente esféricas a lo largo de toda su vida (como lo es el Sol hoy en día), llegan a producir nebulosas con formas tan diferentes a una esfera?

Ese ha sido uno de los enigmas más importantes en el estudio de las nebulosas planetarias en las últimas décadas y la Nebulosa del Collar está proporcionando pistas importantes para resolverlo. Los investigadores han descubierto que la Nebulosa del Collar alberga en su centro no una, sino dos estrellas; ambas recorren una órbita completa, una alrededor de la otra, en solamente 1 día y 4 horas. La presencia de dos estrellas centrales aumenta la capacidad del sistema para producir fenómenos físicos muy energéticos, como la creación de campos magnéticos muy intensos, rotación extrema de las estrellas, intercambios de materia y energía entre ellas, etc. Por todo ello es más fácil y natural explicar las eyecciones de materia con esas geometrías tan complejas y, al mismo tiempo, tan simétricas.

De hecho, los datos existentes indican que la interacción gravitatoria entre las dos estrellas de la Nebulosa del Collar ha sido tan intensa que se puede decir que el sistema escapó por muy poco a una catástrofe estelar: las dos estrellas se han estado acercando entre sí y si se hubieran fusionado habrían originando una enorme explosión. Estos fenómenos extremos no deben ser raros en el Universo, ya que, a diferencia de nuestro Sol, la mayoría de las estrellas viven en pareja.

La imagen que se presenta es del Telescopio Óptico Nórdico (NOT) del Observatorio de Roque de los Muchachos (La Palma) y muestra la emisión del Oxígeno ionizado codificada en verde, la del Nitrógeno ionizado, en rojo y la del Hidrógeno, en azul.

¿Cuantas bellezas cósmicas veremos en nuestro Tiempo?

Metangel.

No hay comentarios: