Metangel

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Viaje al Micro Cosmos

                                      Conexiones neuronales de ratón.







Un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford ha desarrollado un nuevo método que permite contemplar en todo su esplendor y en 3D, el funcionamiento de los circuitos cerebrales con un detalle sin precedentes.


En este vídeo que muestra la corteza cerebral de un ratón, recorre la impresionante imagen obtenida por los neurólogos y el nivel de detalle es tal, que los investigadores han podido contar sin dificultad las conexiones sinápticas entre las neuronas y distinguir a la perfección entre los diferentes e intricados circuitos cerebrales, algo que hasta ahora resultaba imposible.

Un cerebro humano típico contiene cerca de doscientos mil millones de neuronas, las células nerviosas que, enlazadas unas con otras por medio de billones de conexiones diferentes, las sinapsis, hacen posible el funcionamiento del órgano más complejo del cuerpo.

A través de esas sinapsis, los impulsos eléctricos trasportan de una parte a otra del cerebro la información y transmiten las órdenes necesarias a cada parte del organismo, siendo así como el cerebro controla cada uno de nuestros movimientos, emociones y pensamientos.

Una única neurona puede llegar a realizar varias decenas de miles de contactos sinápticos con otras neuronas, según el estudio recién publicado en Neuron por el profesor de fisiología molecular y celular Stephen Smith.

El nuevo método empleado consiste en obtener láminas de tejido cerebral de apenas unos nanómetros de grosor (un nanómetro es la millonésima parte de un milímetro) y requiere la combinación de fotografías de alta resolución, proteínas fluorescentes y un ordenador de gran potencia para unir y procesar todo el conjunto de datos generados durante el proceso.

El resultado es realmente impresionante, un auténtico mapa que revela la posición exacta de cada sinápsis en la corteza cerebral, cada color diferente corresponde a una clase diferente de conexión. Una herramienta que, según Smith, nos ayudará a comprender un poco mejor la extraordinaria complejidad del cerebro.

Una sinápsis -explica el científico- es más parecida a un microprocesador, con su propia memoria de almacenamiento y sus elementos de procesado de información, que a un simple interruptor de encendido y apagado, en efecto, una sóla sinápsis puede contener cerca de mil interruptores a escala molecular.

Solo el cerebro humano tiene más interruptores que la suma de los que tienen todos los ordenadores, routers y conexiones de internet de la Tierra.

Un paso más hacia la comprensión de nuestra realidad, como vemos en este caso, un viaje alucinante al mundo interior, al Micro Cosmos, donde la semejanza con el entramado cósmico conocido es más que una pura casualidad.

Lo aprenderemos en El Tiempo.

Metangel.



No hay comentarios: