Metangel

miércoles, 12 de enero de 2011

LUZ



La Luz forma parte de nuestro ser, si somos capaces de impregnarnos de su energía ganaremos muchas batallas cotidianas en nuestra evolución, lo cual nos hará sentirnos mejor como personas y establecer una mejor relación con los demás.


Hay muchas maneras de sentir la Luz, puede ser un estado, puede ser un gesto, una palabra, un sentimiento, un pensamiento, puede y debe ser lo que tu creas mejor para ti y tu entorno inmediato, tu familia, tus amigos, tu trabajo, tu pareja, todo aquello que nos concierne como personas que tienen que compartir una vida con los demás, con la naturaleza, con tu planeta.

Y cada uno buscará y posiblemente encontrará como configurar su estado de luz, por ejemplo podríamos curar y aliviar muchas de nuestras enfermedades, de las personas de nuestro entorno, por supuesto siempre que sean personas de bien.

El axioma “Mens sana in corpore sano”, no tiene otro significado que si llevamos una vida acorde con nuestros buenos pensamientos universales en buena evolución, tendremos y disfrutaremos de un cuerpo físico perfecto y de una mente potente y capaz de regenerar y de crear lo que decidamos, para mi eso es Luz.

Hay algo de lo que en nuestra sociedad siempre hablamos y comentamos, hacemos bromas de que si nos tocara la lotería o nos llegara un herencia para retirarnos y no trabajar más, pero después de hacer ciertos comentarios, lo que siempre queremos es tener buena salud, que sigamos como estamos, pero que no caigamos enfermos.

Y es que tenemos pánico a las enfermedades y al sufrimiento, somos por desgracia todavía, una sociedad enferma en todos los conceptos y nos sentimos muy perdidos cuando estamos enfermos o lo está alguien muy allegado a nosotros.

Bien se puede definir como falta de Luz, falta de energía, tal vez falta de evolución como personas y como sociedad.

Y cuando sentimos esa falta ¿de quien nos acordamos?, ¡claro!, de nuestros Dioses y Vírgenes, de nuestros Avatares, de nuestros Ángeles, Comandantes Estelares, Elohim, Señores del Rayo Violeta y de la Quinta Dimensión… en definitiva de nuestros Seres de Luz.

Perfecto, todo está bien siempre que nuestras peticiones sean con todo el respeto que ello conlleva, aunque también hay algo que ya algunos estamos haciendo y es dar nuestra buena energía, nuestra Luz a quien la necesita, sea por imposición de manos, o mentalmente y os puedo asegurar que la cosa funciona de verdad.

Lo que ocurre que esto al común de los mortales le suena a ciencia ficción o a engaño esotérico, pues por desgracia hay cientos de personas que viven muy bien gracias al infortunio de los demás, pero eso no quiere decir nada, pues los que realmente sabemos como funcionan las energías, seguimos enviando la Luz a quien la necesita.

Si eres una persona que no sabes de lo que hablo y te interesa buenamente aprender ciertos conceptos para mover las energías, voy a tratar de explicar como funcionan y como hacer que ese “poder” que todos tenemos, surja de nuestro Yo Profundo para ser compartido con los demás.

Lo primero que debemos saber es que nuestro cuerpo físico no es solo lo que aparentemente vemos y sentimos, pues hay cuatro cuerpos fundidos en una sola apreciación y con diferentes grados de Vibración Luz, siendo de mayor a menor, es decir desde el más sutil hasta el más denso de los cuerpos los siguientes:

1. Cuerpo Espiritual

2. Cuerpo Mental

3. Cuerpo Astral

4. Cuerpo Físico

El Cuerpo Espiritual

Como he dicho el más sutil de todos ellos, es el responsable de la conexión con El Todo, Cosmos, Dios, siendo esto así y al ser conscientes de esta máxima, nos permitirá abrir las conexiones entre los demás cuerpos y la conexión con la Fuente, con el Creador, cada uno por supuesto le pondrá el nombre que deba o quiera, el resultado a nivel cósmico será el mismo.

Siendo el Universo un Holograma de Creación Infinita, donde el Espíritu de dicha Creación por parte del Todo, Cosmos o Dios, está impregnado en todas y cada una de sus partes, Galaxias, Estrellas, Planetas, Humanidades y hasta la célula más pequeña del Micro Cosmos, podemos decir que nosotros al ser parte de ese Dios-Todo-Luz, somos Dioses y también Luz, siempre y por supuesto acorde con nuestra evolución en el Tiempo, pues cada vez que ascendamos en la escala evolutiva cósmica, más nos acercaremos a la Fuente, a la Luz, al Todo, a Dios y cada vez seremos una parte más importante hasta Re-ligarnos con dicha Fuente de Creación.

El Cuerpo Mental

La mente es la gran creadora de las cosas, recordemos el axioma kabalístico: “El Universo es una Creación Mental”.

Además el cuerpo mental es el gran almacén de datos de la creación y por tanto es una terminal del Gran Superordenador del Cosmos, mediante el cual podemos acceder a la información que nos falta en cada estado de evolución.

El Cuerpo Mental, está dividido en tres partes, la Mente Consciente, la Mente Inconsciente y la Mente Subconsciente, donde cada una de las partes dirime de forma precisa el funcionamiento de nuestro cerebro, delimitando según sea nuestra capacidad de consciencia, el traspaso de información de humanidades superiores en evolución, así como la concerniente a nuestro Yo Soy, nuestro Yo Profundo, parte conectada al Gran Espíritu de Creación y Luz, Cosmos, Dios.

El Cuerpo Astral

El cuerpo astral es el encargado de dar vida al cuerpo físico, es un doble energético del cuerpo físico que a través de los chacras nos irradia la energía vivificante de la Luz del Cosmos.

Si el cuerpo astral se deteriora enfermará el cuerpo físico, todos los males que nos aquejan a las personas tienen su comienzo en el cuerpo astral, si perdemos la conexión con los demás cuerpos sutiles, tanto con el cuerpo mental como con el cuerpo espiritual, redundará en un deterioro del cuerpo astral, que perderá su energía de cohesión y comenzarán las dificultades en el cuerpo físico.

Es bastante fácil de entender, pensad en las ocasiones que mentalmente estáis derrotados, de ahí a caer enfermos, ¿cuánto tiempo pasa?, entramos en la Sombra pues estamos faltos de Luz.

Y claro que lo más difícil es mantener la cohesión de todos nuestros cuerpos y para ello debemos ser conscientes y estar alerta en todos los momentos, pues en cuanto nuestra mente se dispersa, empiezan a venir las enfermedades.

De ahí el hablar de la Luz en la sanación por evolución, pues cuanto más conscientes seamos de nuestra capacidad mental y tengamos mucho más claro que nuestra evolución es individual y acorde con nuestros pensamientos y con nuestros hechos, el estar cada vez más sanos será lo cotidiano en nuestra andadura en este nuestro Espacio Tiempo y por supuesto con nuestro mejor conocido el Cuerpo Físico.

Y en nuestro actual tiempo, cada uno con sus pensamientos y con sus creencias, pues hay tantas religiones en nuestro mundo, que no vamos ahora a dilucidar cual es la mejor o la verdadera, evidentemente cada uno con su Libre Albedrío y siendo personas mayores de edad, como digo, cada cual tendrá que buscar su Luz y podrá auto definirse y auto decidirse hacia donde llevará su voluntad para encontrar la Luz con el Dios de turno, aunque también sin El.

Y os puedo asegurar que eso es lo mismo, pues conozco a personas de uno y otro pensamiento que luchan buenamente por el amor y las libertades colectivas, esperando conseguir que la humanidad de La Tierra deje de convulsionarse, llegando a unificar criterios de igualdad para todos.

Y si tú querida, o tú querido, creéis en Jesucristo hijo de Dios, en la Virgen María o en Mahoma Profeta de Alá, en Buda, en Krishna, Osiris, Ra, Brahma, Thor y hasta los Dioses de los Aztecas Tonatiuh y de los Mayas Hunab Kú, como digo, si sois creyentes, o no, lo cual me parece muy bien, pues que cada uno pida a quien corresponda lo mejor para si o para los demás, dentro de ese respeto que todos nos debemos y por supuesto no tengáis duda que la Luz brillará en todos vosotros.

Luz y Amor Siempre.

Metangel.

3 comentarios:

Paco dijo...

Fantastico, Angel, gracias por compartir, siempre aprendo cosistas. Un buen trabajo Angel

Manu Casas dijo...

:_ Te felicito amigo Ángel. Muy interesante y muy buena definición sobre la forma de sentir la Luz.
Gracias por compartir y recibe un fuerte abrazo!.

Luis Argüelles Luis dijo...

yo debo de ser gilipollas, porque no entiendo nada de nada....