Metangel

Madrid, Leyendas y Misterios



EL MADRID OCULTO

Tiene la capital de España muchos lugares y edificios singulares que la rodean, muchos de ellos encierran detrás de sus muros, historias, leyendas y relatos escalofriantes, creando una amalgama de hechos y misterios que nos parecen imposibles de admitir.

Apariciones, asesinatos, fantasmas y espíritus, muchos sucesos que no se sabe bien por que, pero que hacen que se despierten una serie de fenómenos sin explicación racional, atormentando a quienes allí habitan. Esos fenómenos perduran a lo largo de los años, historias fantasmagóricas nos acompañan a través de los siglos en la Villa y Corte de Madrid y su Comunidad.

Ya desde los años de mil setecientos en lo que es la actual Calle Segovia y ciertas zonas de la ciudad, habitaban brujas y seres de leyenda, esto contaban las abuelas del siglo XVIII. Pero hay cientos de “lugares mágicos”, innumerables edificios, cementerios, jardines, teatros y hasta de los túneles y antiguas estaciones del Metro, nos llegan estos comentarios estas tradiciones, estas leyendas que aun en nuestros días hay un paralelismo, con lo oculto, con la tragedia, con la muerte.

¿Es esta una Comunidad de Leyenda?, veamos algunos de esos interesantes y fantasmagóricos capítulos.

Casa de América (Palacio de Linares).

El Palacio fue encargado en 1873 por los marqueses de Linares al arquitecto municipal Carlos Colubí e inaugurado en 1900. Para entonces, el edificio ya estaba maldito.

El marqués José de Murga había contraído matrimonio con una joven de condición humilde, Raimunda de Osorio, sin que nadie pudiera impedírselo, ya que el único opositor al matrimonio, Mateo de Murga (padre de José), había muerto, llevándose a la tumba un secreto que destrozó a la pareja: José y Raimunda eran hermanastros. A partir de este momento, la historia deja paso a la leyenda y se dice que como fruto de esta unión nació Raimundita, que fue asesinada al nacer.

A partir de ese momento, los obreros y vigilantes afirman oír ruidos, pisadas y voces de ultratumba que dicen: «Yo tuve una hija», «Mi hija Raimunda… Nunca oí decir mamá», y que fueron atribuidas a Raimunda de Osorio. A continuación, responde la voz de Raimundita: «Mamá…Yo no tengo mamá». Por último, replica el marqués: «¡Fuera... No, aquí no!».

Los trabajadores que están allí comentan que en la segunda planta pasan cosas raras, desaparecen cosas que vuelven a aparecer alguno de los funcionarios que trabajan, también tienen sus historias en el momento de cerrar edificio, como apagar luces, volver cerrar y estar encendidas a veces hasta dos veces tener volver a abrir para apagar otra vez .

Hay personas que afirman que por la noche se ven sombras por el interior, ¿serán los de seguridad haciendo la ronda o será el espíritu de Raimunda y su especial familia?

Casa de las Siete Chimeneas.

No hay casa más misteriosa en Madrid que la llamada Casa de las Siete Chimeneas (hoy, sede del Ministerio de Cultura), ya que bajo su techo rondan dos leyendas en las que el único protagonista es el amor.

Este edificio, levantado en 1577 se cree que por Juan Herrera (aunque otras versiones apuntan como arquitecto a Andrés Lurano), sirvió como nido de amor al capitán Zapata y a su esposa Elena, hija de un caballero a las órdenes del rey. Su felicidad fue fugaz: al poco tiempo de contraer matrimonio, Zapata cae en la guerra de Flandes. Después, Elena aparece muerta en su dormitorio (jamás se esclarecieron las causas de su muerte) y su cadáver se esfuma. En los mentideros de la Corte no se habla de otra cosa y todo el pueblo asegura haber visto el fantasma de una mujer caminando entre las siete chimeneas que coronan el tejado de este palacete. Después de recorrer todo el alero se arrodilla, se da golpes en el pecho y desaparece.

Pasados los años, esta casa sería el hogar de un viejo acaudalado y su joven esposa de conveniencia, pero la relación se truncó cuando la misma noche de bodas la joven se quitó la vida. A partir de entonces, se dice que todas las noches su fantasma pasea por el sótano de la casa, tintineando unas monedas que el propio rey le regaló como arras para su desposorio; y es que esta mujer también fue amante de Felipe II.

Esta casa fue vivienda Leopoldo de Gregorio, Marques de Esquilache, era la persona mas influyente en épocas de Carlos III, era el que llevaba la hacienda y participaba en todo tipo de decisiones siendo las de este las mas tajantes, los impuestos eran cada vez mas elevados y encima, hace que los madrileños tengan que vestir como el quiera, ya que prohibió la capa y el sombrero de ala ancha muy de moda por esas épocas, su escusa fue decir que bajo la capa se podían esconder armas y el sombrero de ala ancha por ocultar el rostro.

En 1766 el pueblo salía crispado a la calle para que cesaran ya los continuos abusos del Marqués de Esquilache y se a uno de los primeros sitios donde fueron fue a su casa, siendo esta la situada en la Plaza del Rey, con fachada en la Calle de las Infantas, llamada por las siete chimeneas que la presiden “La casa de las siete chimeneas”.

Uno de los mayordomos que vigilaban la casa, impuso gran resistencia al pueblo exaltado, pero estos siendo más consiguieron tirar la puerta, este al intentar atacar a la furia humana fue muerto tanto por disparos como por diversos profundos cortes. El resto de servicio no dudo en obedecer al pueblo y no sucedió nada más ya que Esquilache no se encontraba allí. Este al final se tuvo que ir al exilio obligado. Se cuenta que hay quien ha visto al fantasma del mayordomo paseando por los pasillos.

También en la Plaza de la Paja donde tantos ajusticiamientos ha habido, en la propia Plaza Mayor la propia inquisición hacía sus juicios y su posterior martirio, delante de cientos de personas. Leyendas como las del duende del Retiro que se supone que hacía que las flores crecieran cuando el rey pasaba.
Casos de terribles golpes que hacían que se movieran las paredes como los extraños sucesos acontecidos en la Calle Toboso. El impresionante caso Vallecas, donde una niña falleció según todos los indicios a una mala jugada causada por una ouija.

Las Iglesias de la capital, también encierran muchas leyendas, de posibles milagros, y otros fenómenos como los de la Sangre de Pantaleón leyenda o realidad situada en la Iglesia del Monasterio de la Encarnación, en la que se dice que su sangre se licua cada 27 de Julio desde hace muchísimos años, luego al pasar ese día a una hora exacta la sangre vuelve a su estado sólido, en ella también se encuentran muchas reliquias del Santo situadas en una vitrina, que ese día dejan ver a los feligreses que se acerquen a rezar al Santo.

Otra de las Iglesias mas curiosas por la devoción de los feligreses la iglesia, situada en la Calle Atocha 3 donde se venera a San Judas Tadeo, la Iglesia de San José, San Gines, San Andres, San Francisco el Grande.... y la Catedral de la Almudena, en todas ellas podemos encontrar historias dignas para una página de misterios.

Uno de los Santos que se supone según el clero y los devotos del mismo, que mas milagros ha causado y hasta su cuerpo permaneció incorrupto, fue San Isidro Labrador también su casa actualmente un bonito museo, se puede visitar y ha sido testigo según las crónicas de Madrid, de supuestos milagros, como el que salvo la vida a su hijo San Illán el famoso milagro del pozo.

También darnos un paseo por los palacios de la capital, Palacio Real, el Palacio de Telecomunicaciones, Casa de la Moneda, Palacio de Cañete. Todos ellos tienen alguna historia o leyenda que contar. Los extraños fenómenos que sucedían en el Palacio de Cañete, un exorcismo a Carlos II el hechizado en el Palacio Real. Innumerables historias que hacen que Madrid sea una ciudad con fama de misterio y de encantamiento.

Unas curiosidades arquitectónicas, por ejemplo si vemos desde el aire El Teatro Real o Palacio de la Opera, veremos que tiene forma de féretro.

El Teatro Español por ejemplo tiene sus cimientos bajo un complejo funerario de un convento que había en sus sótanos. El Teatro Novedades con su dramático incendio, pequeños teatros como el Teatro las Aguas, con la leyenda del hombre con sombrero y capa.
Todos ellos esconden leyendas misteriosas, como el extraño ser que aparece en las butacas cuando no ha sido invitado por nadie, y es mas, cuando preguntan nadie lo ha visto ni le conoce. Esta leyenda se ha repetido a lo largo de los años por el mundillo de los actores y trabajadores de detrás de bastidores, en distintos lugares en distintos aforos.

El maravilloso Parque del Retiro, La Quinta de los Molinos, Ateneo, Casa de Campo, lugares maravillosos que también esconden muchas historias, pues entre sus estatuas y decoración se esconden misterios.
La estatua del Ángel Caído del parque del Retiro, hasta hace pocos años se la reconocía como la única estatua en el mundo, pero se pudo saber que en Ecuador también tienen una estatua con la misma simbología.

Monasterio del Escorial.

El Monasterio de El Escorial, considerado en muchos textos como la octava maravilla del mundo, no se salva de esta habladurías, las apariciones son variadas, desde algunos que dicen ver el alma de Felipe II, otros dicen ver un gran perro negro, y algunos otros dicen que ven el fantasma de un monje, andando por los pasillos del monasterio y paseándose dentro de su enigmática Biblioteca.

En la majestuosa Basílica del Valle de los Caídos, estas historias están presentes en los antiguos habitantes del poblado del Valle, apariciones, gemidos y sonidos extraños acompañan de vez en cuando, las noches de este monumento funerario.

Los fantasmas de la Quinta del Sordo.

En 1819 compró D. Francisco de Goya una casa con finca situada entre las actuales calles de Juan Tornero, Caramuel, Baena y Dña. Mencia, muy próxima al arranque del Paseo de Extremadura. Nos cuenta el maestro Ángel del Río que le costó 60.000 reales de la época y que la superficie de la finca era de diez fanegas y catorce celemines o, lo que es lo mismo, 7,2 km2. a la finca se la llamó la Quinta del Sordo, por la conocida minusvalía del artista.

Allí habitó el pintor hasta 1823, en que se exilió en Burdeos y ya nunca volvió a su patria, donde vivió quizá la época más oscura y trágica de su vida.

Siendo este de carácter difícil, con su especial estado anímico, fuera tildado como un vecino extraño, huraño, introvertido y de poca o nula relación con los demás.
La leyenda se fragua y comienzan las murmuraciones: que el vecino estaba poseído por el diablo, que en la casa pasaban cosas raras y que había fantasmas…

Contando los criados que el amo se pasaba las noches pintando en las paredes cosas horribles a la luz de las velas.

El genial aragonés marchó al exilio del que no volvió y años después, tras el fallecimiento de su hijo, su nieto puso la finca en venta y a pesar de que era fama que en la casa se oían ruidos extraños e incluso gritos espeluznantes, fue comprada por el belga, Emile Dárlenger.

El tal Emile tenía la intención de vender los cuadros en la Exposición Universal de París de 1878, pero nadie quiso adquirir aquellas inquietantes pinturas y finalmente las donó al Museo del Prado.

Sobre los terrenos de la finca se construyó la estación del tren de vía estrecha de Madrid a Almorox, estación que se llamó de Goya en honor del que fue ilustre propietario de los terrenos, que duró hasta 1970 en que fue demolida.

Historias y leyendas de la Comunidad de Madrid y su capital, ciertas o inciertas ahí están, los testimonios también, los relatos ganarán la batalla al tiempo, lo oculto y misterioso seguirá hacia un futuro donde tal vez se pueda saber que hay de verdad en todo ello, hoy por hoy ponemos a la luz un poco de esa incomprensible oscuridad.

Metangel.